4 de diciembre de 2009

Alicante, siempre Alicante…

¡Que tendremos los alicantinos!, siempre tan especiales, más cuando de política se trata, siempre resistiéndonos a vernos aplastados por la inercia valenciana.


No se que será, pero ya sean los ripollistas a Camps, o los pajinistas a Alarte, parece que todo lo que venga de la capital del Turia, no acaba de encajar de buenas a primeras en la provincia. ¿Por qué los grandes partidos siempre tienen sus líos internos entre valencianos y alicantinos? ¿Será el imaginario colectivo alicantino de que los valencianos nos quieren dominar e invadir? ¿El alicantinismo histórico? ¿Restos de un cantonalismo a lo cartagenero?


Es de recordar que al igual que Asterix y Obelix resistían a los romanos, los alicantinos también tendemos a resistir, o al menos a mirar de reojo y con escepticismo, todo aquello que viene de la ciudad de Blasco Ibáñez. Y que políticamente siempre hemos preferido hablar directamente con Madrid, que pasar por el tamiz turiano, salvo cuando los alicantinos dominaban la Calle Cavallers.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Todos los alicantinos son valencianos, así que mi querido Javi, no se entiende que pueda haber una oposición alicantina a lo valenciano ;).

Javi M. Cantó dijo...

Te contesto con una frase de Carlos Fabra, publicada hoy en una entrevista que le ha hecho El Mundo: 'En Valencia se tienen que dar cuenta de que la Comunidad la forman tres provincias'

José Manuel Llavero dijo...

Apreciado Javi,

todos queremos ser "primus inter pares".

Un abrazo.
José Manuel Llavero

Carlos Manzana dijo...

No entiendo el motivo de este artículo, que podríamos calificar como “a la defensiva” desde Alicante respecto a Valencia.

Evidentemente, el País Valenciano o la Comunidad Valenciana, según el gusto/opinión de cada uno, está constituido por tres provincias, cada cual con sus peculiaridades, y por tanto merecedoras del máximo respeto a su contexto y autonomía. Pero no es menos cierto que la provincia de Valencia concentra el grueso poblacional valenciano, así como gran parte de la trayectoria y raíces históricas, culturales y políticas de esta centenaria tierra de levante.

De todos modos, creo que la queja de la gente de Alicante tiene que ver más con el aparente eclipse que Valencia, a nivel mediático quizá, proyecta sobre Alicante, uno de los centros turísticos y económicos más importante del P.V/C.V en la actualidad. Lo cual es perfectamente comprensible, pero no por ello motivo de conflicto o de desafección. Valencia es la capital, y como tal debe entenderse esta realidad.

Para mí, la riqueza de nuestra tierra es que es cada territorio, tradición, matiz lingüístico, etc., tanto de Castellón como de Valencia y Alicante, desde el respeto individual a cada uno de ellos, conforma un todo cultural, un todo característico valenciano que nos enriquece como pueblo.

Saludos ;)